Por suerte, son muchos los entrenadores que realizan el análisis del rival, pero ¿somos conscientes de cómo presentar la información a los jugadores? El éxito se juzgará no por la cantidad de números o el tamaño del informe, sino por la eficacia con que los jugadores pueden interpretarlo. Como explicó Marcelo Bielsa, se ha equivocado muchas veces en el proceso de analizar rivales y comunicar esa información a los jugadores. A continuación están los que según el técnico argentino, son los principales errores que cometemos cuando diseccionamos al oponente.

No dar demasiada información: Una vez que obtengas la información sobre tus oponentes, el analista táctico de rivales debe estudiarla y descifrar exactamente qué información se entregará: “Hace años, cometía el error de bombardear a mi equipo con todos los detalles que pude encontrar, solo para que olvidaran la gran mayoría de ellos cuando comenzaba el partido”.

No olvidarse del tiempo: Uno de los más importantes según dice Marcelo Bielsa: “Este fue el error número uno que cometí como entrenador novel el día del partido. Entregar información tres horas antes del inicio que nunca iba a ser absorbida por el grupo y, en la mayoría de los casos, probablemente disminuyó el mensaje que se envió durante la semana en el entrenamiento.”

Amoldar el vocabulario: En su mayor parte, los entrenadores adoran las tácticas y las encuentran mucho más interesantes que nuestros jugadores: “Cuando un entrenador siente la necesidad de usar una terminología que los jugadores aún no entienden, puede confundir, frustrar y desconectar al grupo”.

No lo hagas aburrido: “Escucho que muchos critican la capacidad de los jugadores jóvenes de hoy para concentrarse y retener información. Culpamos a los teléfonos y los niveles de motivación, pero ¿es este realmente el problema?” Si nuestros jugadores pasan más tiempo en sus teléfonos, entonces quizás necesitemos actualizar la forma en que presentamos la información y considerar mucho más la tecnología y nuestra capacidad de entregarla.

No juzgues el éxito sólo con el marcador: “Creo que es importante comprender que un equipo puede comprometerse completamente con un plan táctico y perder”. También pueden ignorar las instrucciones previas al juego y aun así ganar.

No entregues la responsabilidad al jugador: Al contrario de lo que algunos creen, el análisis de rivales no termina cuando la información llega a los jugadores. “Algunos jugadores pueden necesitar recordatorios, otros pueden necesitar ayuda para ver los ajustes que la oposición seguramente hará”. Por lo tanto, según Marcelo Bielsa, tu trabajo como entrenador no ha hecho más que empezar cuando das la información del oponente.

No lo hagas todo solo: Personalmente, me encantan los procesos y las rutinas que se implementan donde los jugadores entienden las expectativas y las responsabilidades. Sin embargo, a veces pueden tener un costo. Si tu reunión siempre se lleva a cabo con un liderazgo de estilo de comando, los jugadores generalmente desconectan y luchan por procesar la información. Una buena manera de prevenir el inicio del aburrimiento es “involucrar a los jugadores en el proceso y cambiar constantemente el entorno en el que el personal y los jugadores pueden discutir soluciones e ideas para lidiar con los posibles problemas que puedan presentar sus oponentes”.

No seas inconsistente: Los grandes partidos pueden ser un momento en el que los entrenadores sienten la necesidad de agregar más detalles e información a sus jugadores antes del inicio. Sin embargo, también es un momento en el que las emociones pueden aumentar cuando los jugadores experimentan emoción, energía y nervios para el partido que se avecina. Si el análisis del rival no está integrado en su cultura, implementarlo solo para un gran partido puede tener consecuencias negativas para el equipo: “Usar la pretemporada y la temporada regular para construir una cultura táctica en su equipo puede ayudar a los jugadores a familiarizarse con el proceso y permitir que el cuerpo técnico mejore los detalles cuando lleguen los grandes encuentros”.

Cuidado con el vestuario al mostrarle las cualidades del rival: Es fácil dejarse llevar por las cualidades de un rival en un informe técnico-táctico. Como entrenadores de fútbol podemos apreciar buenos sistemas y respetar lo que nuestros oponentes están haciendo con sus jugadores. Sin embargo, ten cuidado al comunicar este respeto a tus jugadores: “Algunos equipos pueden leer que el entrenador carece de confianza en la capacidad de ellos, y agota y derrumba la energía de la sala”.

No olvides el análisis del rendimiento: El análisis táctico ha explotado en las redes sociales en los últimos años. Todos los días hay nuevos videos, artículos de fútbol y tweets que pueden ayudar a los entrenadores a comprender y adaptarse a los diferentes conceptos del juego. Te recomendamos que leas y tomes tantos cursos de entrenador de fútbol como puedas, aunque como dice Marcelo Bielsa: “El mayor consejo que tengo para cualquier cuerpo técnico que esté utilizando el análisis táctico de rivales e informes para obtener una ventaja para su equipo en el partido, es revisar el proceso propio de tus jugadores y del colectivo, con el mismo nivel de detalle que con el rendimiento del rival”.

Categorías: Entrenamiento

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *