Entrenar a niños es un arte y necesitarás mucho entusiasmo, ya que los jugadores tan jóvenes no te responderán como esperas si no eres un líder trabajador y, sobre todo, ansioso y apasionado por lo que hace. A algunos niños les resulta aburrido aprender, a otros no les importa ganar, pero el deseo de divertirse y jugar es lo que los une. Los siguientes son algunos de los consejos para que puedas ser un entrenador exitoso con los jugadores más pequeños. Los consejos de lo que llamamos el arte de entrenar niños:

  1. Piensa primero: La primera pregunta que debes hacerte es por qué quieres ser entrenador de fútbol y qué piensas o quieres lograr con tu entrenamiento. Tú eres un modelo a seguir para los niños y tus acciones afectarán a su preparación como jugadores de fútbol. Establecer estándares altos para los ejercicios de fútbol hace que los niños sigan practicándolo. Las sesiones de entrenamiento en fútbol base de iniciación siempre deben ser divertidas y tú debes mostrar entusiasmo frente a tu equipo.
  2. Elogia, no critiques: La paciencia es esencial para tu trabajo y siempre debes estar tranquilo con los niños. Cuanto más pequeños, más paciencia. Como el lenguaje corporal es muy importante, deberías sonreír a menudo y tener gestos positivos con ellos. No se recomienda gritar ya que a muchos padres no les gusta, y no da una muy buena imagen de ti. Establece metas que sean alcanzables y brinda una retroalimentación exhaustiva con ellos. Debes saber en todo momento qué sienten y cómo lo sienten.
  3. Adquiere conocimientos: Si conoces el juego y estás formado, te será fácil transmitir el conocimiento de este deporte. Asegúrate de lo que entrenas y demuestra cómo se hacen las distintas habilidades técnicas y los ejercicios. Si no puedes hacer una habilidad en particular, puede hacerlo tu ayudante.
  4. Ejercicios de calentamiento: Asegúrate de que tu equipo de niños siempre realice rutinas de calentamiento antes de cada sesión de entrenamiento. Los niños siempre deben estirar los músculos para evitar lesiones, y ellos deben ser conscientes de la importancia de estos. Aquí puedes ver varios ejercicios de calentamiento divertidos para niños.
  5. Iguala el aprendizaje: Recuerde que no todos los niños son iguales. Algunos niños aprenderán rápido y otros se tomarán su tiempo y eso no significa necesariamente que los siguientes no sean buenos. Trata siempre de igualar sus velocidades en lugar de acelerar el entrenamiento. Evita los ejercicios que requieren que algunos niños se sienten fuera, ya que los niños reaccionan mal ante la exclusión.
  6. Trabajo mental: Como entrenador, deberás estar a cargo de las mentes y de las habilidades físicas de tu equipo. Recuerda que tú eres el generador de confianza de tus jugadores y alguien a quien los niños idealizan. Ten siempre una actitud positiva y divertida, ya que tu actitud afectará a su forma de pensar y de jugar.
Categorías: Entrenamiento

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *